4 may. 2016

UNA VILLA PARA SOÑAR, VIVIR Y DISFRUTAR

No sé si sólo me pasa a mí (estoy segura que no) que encuentras hoteles, en este caso villas, en los que más que veranear te apetece vivir en ellas. Me parece un interior de lo más calmado, tan blanco con los perfectos y justos toques naturales, la tremenda luminosidad y esa confortabilidad que todos buscamos. Yo viviría en esta villa y tan a gusto ;-)