7 nov. 2013

UN LUGAR DE TRABAJO LLAMADO WORLDS END

Este lugar de trabajo aparte de bello, mágico y bucólico tiene una preciosa historia detrás. Se trata de una pareja completamente enamorada de las flores, deciden comprar su propia granja, worlds end y de esta manera cultivar su  producción. Según ellos mismos indican el crecimiento de las flores nada tiene que ver en un espacio libre y abierto, es decir, la propia naturaleza, frente a los espacios creados para la venta, es decir, invernaderos. De esta manera consiguen desarrollar su lado creativo en los diseños florales consiguiendo de esta manera auténticas delicias de arreglos florales.