29 ago. 2013

UNA EXQUISITA COCINA DONDE SENTIR

Casi no podría concebir un salón sin una barra sobre la que reunirse y charlar mientras preparas ese postre especial, poder cocinar sosegadamente, con tu copa de vino a la vez que mantienes una buena conversación ambientada con música de fondo. Un lugar en el que conversar sobre lo que ha pasado a lo largo del día sin sentirse arrinconada. Quizás sea ese preciso cambio el que nos haga plantearnos como debería ser un espacio así. No es una cocina tampoco un salón. En este caso se mezcla el orden de una cocina con la amabilidad del salón.  La modernidad con la tradición.